¿de qué se trata? ​

¿De qué se trata?

Finalidad:

Dignificar el modo de vida de antiguos combatientes de las FARC-EP.

  • Se pretende contribuir a un mejor vivir de quienes hacen parte de «Ni Nobles ni Villanos».
  • Una vez se cumpla con este primer objetivo, la comunidad de San José de León será la principal beneficiaria acorde a la dinámica de colectividad que persiste entre las personas que la componen. 
    • La colectividad responde a un sistema de cooperación heredado de años de convivencia en medio de la guerra en los que se crearon lazos de amistad, camaradería y familia. Este proyecto pretende cultivar, más no quebrantar, dicho sistema cooperativo.

¿Cómo?

El dinero recaudado por medio de su aporte será destinado para esta finalidad. 

  • Importante: Toda acción a realizar será acorde a las necesidades tanto de las personas, sus familias y la comunidad teniendo en cuenta su voluntad, realidad y dinámicas propias. 
  • Toda acción por realizar será publicada por este medio.

Cómo aportar

 

Con sus aportes voluntarios:

 

historia

Las historias más hermosas nacen cuando los caminos calculados no resultan según la ecuación planteada. Fue así como Abibe nació, sin cálculo ni seguimiento de patrones de deber ser o hacer. En marzo de 2020, mientras anhelaba la publicación de los relatos, que componen “Ni nobles ni Villanos”, aquel virus que todo.as conocemos aplacó la ansiedad y llegó para invitar a tomar un rumbo más acorde al objetivo de este proyecto. 

Abibe es una idea que nace luego de haber compartido durante dos años con la comunidad de ex combatientes del antiguo Frente 58 de las FARC-EP ubicada en la vereda de San José de León en el municipio de Mutatá, Antioquia.  

Ver columna sobre esta comunidad al inicio de esta aventura

Durante dicho periodo esta comunidad abrió sus puertas para permitirle a terceros observadores conocer de cerca el significado de “reincorporación” tras pasar años, tal vez décadas, siendo parte activa de las hostilidades en el conflicto armado colombiano. Este compartir derivó en la escritura de “Ni nobles ni villanos” y la creación de lazos de amistad. Esta obra relata la vida de 17 personas quienes, con incentivos diversos, fueron parte de este grupo armado y quienes hoy se aferran a la idea de una posible transformación sin la necesidad de la intermediación de la violencia armada.

ColumnA

James Meernik

Como Director del Instituto de Paz de Castleberry de la Universidad del Norte de Texas, me deleita y me honra apoyar la publicación del libro de Laura Baron- Mendoza «Ni Nobles, Ni Villanos». El Instituto se funda en la promoción de la investigación y la educación sobre la seguridad humana y la construcción de la paz. Por lo mismo, brinda apoyo a proyectos comunitarios de construcción de paz. Espero que este libro contribuya a educar, iluminar e incluso entretener al lector con las cautivadoras historias de personas que han transitado de haber tomado las armas, a  buscar un nuevo modelo de vida. 

Con frecuencia, cuando tratamos de identificar aquello que puede funcionar y las medidas a implementar tras periodos de violencia, perdemos de vista al individuo. Sin embargo, detrás de la construcción de paz no hay sino historias de personas que trabajan por una transformación. Son esas historias de vida lo que me atrajo de este libro. Con ello, es posible percibir  Vemos a estos individuos como los humanos que son: trabajando, viviendo y jugando en sus comunidades. No los vemos solo como hombres y mujeres que lucharon en las selvas de Colombia en tanto miembros de las FARC-EP, sino como personas reales que ahora se encuentran en circunstancias diversas. No importa cuán ajenas o diferentes nos parezcan sus vidas, siempre es posible relacionarnos con sus emociones y su deseo de llevar una vida saludable y productiva.

“Ni Nobles, Ni Villanos” es una ventana de oportunidad para comprender el por qué se toma una decisión u otra, así como el rol activo que toman unos cuantos en medio de los esfuerzos actuales de transformación. Como educador, deseo que lo.as estudiantes, la comunidad y nuestro.as líderes conozcan estas historias. No tenemos que estar de acuerdo con las decisiones que tomaron las personas de estos relatos. Ahora bien, su lectura se torna indispensable para alcanzar aquel anhelo de la consolidación de la paz. El acercamiento al elemento humano, al cual invita la autora, es una base sólida para la transformación social capaz afrontar inevitables tormentas.

Estoy muy complacido de que el Instituto de Paz de Castleberry  apoye este maravilloso y fascinante libro que abre las puerta hacia un mundo nuevo.

James Meernik

Director

Instituto de Paz de Castleberry

Universidad del Norte de Texas

es_ESSpanish